Can Jordi

 

Con más de un siglo de antigüedad, este establecimiento es una pequeña tienda bar familiar de carretera. Como era habitual antiguamente en este tipo de negocio, tiene un pequeño bar integrado dentro del local. Vicent Puvil, un ibicenco emigrado que volvió de América, abrió el negocio en la segunda década del siglo pasado. Los vecinos acudían a comprar los productos básicos todo el año, y los campesinos que transitaban por el antiguo camino de Es Cubells aprovechaban el servicio de bar.

En el año 1940, los abuelos de Vicent Marí, el actual propietario y tercera generación familiar, alquilaron Can Puvil y con el tiempo compraron el negocio y lo denominaron tal como lo conocemos actualmente, Can Jordi. El local tiene una arquitectura indiana por las vivencias de su primer propietario, y el almacén funciona como sala de exposiciones de fotografías, dibujos y pinturas.

Actualmente, se pueden comprar buenos productos del campo ibicenco, repostería y embutidos de la isla y algún cenacho (senalló o cistelló) artesano. Además, desde hace unos diez años, Vicent Marí, gran aficionado a la música, ofrece conciertos los viernes y sábados, en los cuales han participado centenares de músicos locales, nacionales e internacionales.

 

 

Foto ruta